Archivo de la categoría: Lengua y literatura

Jane Austen

El señor Google me ha chivado que hoy se cumplen nada menos que 235 años del nacimiento de Jane Austen, una novelista que vivió entre finales del siglo XIX y principios del XX que supo tratar y explicar la vida, especialmente de las mujeres, en esa época o en anteriores.

Sólo me he leído (bueeeno, lo reconozco, me estoy leyendo) Orgullo y Prejuicio por recomendación de mi hermana. Y mi hermana tiene un gusto exquisito y no se equivoca con este tipo de cosas. Y efectivamente, esty disfrutando mucho el libro, del cual si puedo, haré un crítica al terminarlo.

Jane Austen lo hizo mejor o peor, a mí personalmente, por el libro que me estoy leyendo, me parece que su estilo podría haberlo definido más, y añadir más colorido y descripciones a sus obras. No obstante, hoy la entrada es para ella.  Porque mola. Y porque Helen Fielding se basó en esta novela para crear El diario de Bridget Jones. Al igual que ésta, muuuchas de sus novelas fueron llevadas al cine. Como ejemplo, Orgullo y Prejuicio.

Sin más preámbulo, el trailer de Orgullo y Prejuicio, protagonizado por la siempre linda Keira Knightley. Espero que os animéis a ver la película, es más ligera que el libro, para qué engañarnos.

Mujer y eminencia

Lo primero, diculpad por el tiempo que llevo sin escribir, cuando hay tiempo, no hay inspiración y viceversa.

Bien.

El pasado 23 de noviembre se celebró el día contra la violencia de género (que no hay que confundir con la violencia doméstica, que la ley andaluza diferencia bien.)

Coincidiendo casi con esto, el 21 de noviembre se hizo oficial la entrada a la RAE de la novelista Soledad Puértolas, convirtiéndose en la quinta académica en la actualidad y la séptima mujer en la historia de la institución.

Soledad Puértolas durante su discurso de ingreso en la RAE.

Sigue leyendo

Chica americana entre gitanos de Sevilla

Ése es el argumento básico del último libro que me acabo de leer, La tesis de Nancy. No es nuevo, tiene ya bastantes años, y está escrito por uno de los integrantes del grupo cultural español conocido como Generación del 27, Ramón J. Sender.

Este señor, como se puede deducir con sólo unos leves conocimientos de literatura, vivió la tragedia de la Guerra Civil, y tuvo que marchar al exilio. Así, casi toda su obra (en la que se incluye una gran variedad de géneros, desde teatro hasta artículos periodísticos) se caracteriza por la preocupación y la crítica a la sociedad en la que le tocó vivir. En el campo narrativo se explayó bastante y consiguió la originalidad tanto por los temas de sus obras como por las técnicas de escritura que llevó a cabo. De esta forma se encuentran la obra autobiográfica Crónica del alba o La tesis de Nancy. Obra de la que voy a escribir una vez más o menos delineado el contexto.

Dos portadas de la obra. La de la izq. es más reciente.

La tesis de Nancy cuenta las peripecias de una joven norteamericana que estudia Antropología y Literatura española. Viaja a Sevilla entre otras cosas para documentarse, puesto que tiene en mente realizar una tesis sobre los gitanos, tal como en la obra se jacta:

Voy entrando en la vida sevillana, pero más que los marqueses me interesan los gitanos”.

La obra posee una estructura muy peculiar, ya que pertenece al género epistolar. El libro es por tanto una serie de cartas que escribe la protagonista, Nancy, a su prima Betsy, que está en los Estados Unidos. Al principio de la obra cabe decir que hay una nota del autor, la cual ampliaré más adelante, ya veréis por qué. Las fechas donde se ambienta la obra no se precisan bien, pero se da a entender en ocasiones que rondan los años 60. El escenario son diferentes lugares -reales o ficticios- de Sevilla y sus alrededores, ya que por ejemplo, ella vive en Alcalá de Guadaira. También aparecen otras ciudades andaluzas, como Cádiz o Córdoba. Sea como fuere, el ambiente mágico de esta región es palpable y contagioso. Así los diálogos están “transcritos” al andaluz -aunque no de forma tan exagerada como lo hizo Juan Ramón-. Éste punto es importante, ya que lo más divertido de la obra se basa sobre todo en las interpretaciones lingüísticas que hace Nancy, del todo disparatadas, de palabras, expresiones y refranes del idioma español.

Sigue leyendo